HOMENAJE A VIOLETA PARRA.

Este 5 de febrero se cumplen 49 años de la muerte de Violeta Parra, la cantautora chilena que a pesar de los años transcurridos sigue siendo una de las folcloristas más importantes de América Latina, y una de las más recordadas por el mundo de la música. fundadora del género popular folklórico en Chile.
Violeta del Carmen Parra Sandoval (1917-1967), nació el 4 de octubre de 1917 en San Fabián de Alico, San Carlos, al sur de Chile. Hija del profesor Nicanor Parra y la modista Clarisa Sandoval. Fue una mujer multifacética: cantante, poetisa, compositora, pintora, escultura, bordadora, ceramista, madre de cuatro hijos, también tocaba la guitarra, el charango, la percusión, cuatro, quena y el Arpa. En 1938 se casó con Luis Cereceda, el padre de sus hijos Ángel e Isabel, que adoptarían el apellido de su madre.
La música folclórica fue la que hizo brillar a Violeta y esto lo descubrió a principios de la década de los 50, cuando inició su extensa labor de recopilación de tradiciones musicales en diversas comunidades populares de Santiago y por todo el país.

Este trabajo le permitió descubrir los valores de la identidad nacional como ningún otro artista lo había hecho antes.

El constante viajar por todo el país le puso en contacto con la realidad social chilena, plagada de desigualdades económicas. Violeta Parra adoptó una postura política de militante de izquierdas que le llevó a buscar las raíces de la música popular.

En 1952 recorrió los barrios más pobres de Santiago de Chile, las comunidades mineras y las explotaciones agrarias, recogiendo canciones anónimas que después repetirá, ya en 1954, en una serie de programas radiofónicos para Radio Chilena, emisora que la proyectó al primer plano del folclore nacional.
Además de una artista excepcional, Violeta Parra fue una investigadora del folclore chileno; su obra recopilada es inmensa y comprende numerosos géneros, como tonadas, parabienes o villancicos. Su labor de difusora de la expresión del pueblo campesino la volcó en composiciones musicales como Casamientos de negros (1955), Yo canto la diferencia (1961), Una chilena en París (1965), Qué dirá el Santo Padre (1965), Rin del angelito (1966), Run run se fue pal Norte (1966), Volver a los diecisiete (1966) y Gracias a la vida (1966), muchas de las cuales han sido grabadas por destacados intérpretes mundiales.
El trabajo creativo que desempeñó Violeta quedó plasmado en más de tres mil canciones, reunidas en el libro Cantos folclóricos chilenos y sus primeros discos en solitario.

“Gracias a la vida que me ha dado tanto, me ha dado la risa y me ha dado el llanto”

La nostalgia se apoderó de Violeta, detuvo su trabajo musical y se dedicó a las artes plásticas creando obras en cerámicas, pinturas al óleo y arpilleras, trabajó en un museo y luego viajó por Chile ofreciendo cursos de folclore y recitales.
En 1964, logró una marca histórica al convertirse en la primera latinoamericana en exponer individualmente en el museo del Louvre de Francia. También escribió el libro Poesía popular de Los Andes y la televisión suiza filmó el documental Violeta Parra.

Para esta época conoció al gran amor de su vida, el antropólogo y musicólogo suizo Gilbert Favre, con el que vivió en Ginebra, pero también se convirtió en el destinatario de sus más importantes composiciones de amor y desamor: «Corazón maldito», «El gavilán, gavilán», «Qué he sacado con quererte», entre muchas otras.
En 1965 Violeta regresó a Chile e instaló una gran carpa en la comuna de La Reina con el objetivo de convertirlo en un importante centro de cultura folclórica, pero la respuesta del público no fue la esperada y por el contrario, este sitió fue el escenario de su muerte. Junto a ello, llegó el final de su relación con Gilbert Favre quien se fue a Bolivia, partida que la inspiró a crear la canción “Run run se fue pal’ norte”. Ambas acciones colocaron a Violeta en un estado de ánimo muy vulnerable, que empeoró cuando se marchó a Bolivia a buscar a su gran amor, pero lo encontró casado

Falleció el 5 de febrero de 1967 a los 49 años en Santiago de Chile.

En Europa existen las siguientes asociaciones que llevan su nombre:

Asociación de chilenos y chilenas Violeta Parra de Madrid.
Asociación cultural Violeta Parra de Berlín.
Asociación cultural Violeta Parra en Oslo.
Asociación Violeta de Estocolmo.
Ya estamos preparando la celebración del centenario de Violeta.

viola 3

 

Un comentario en “HOMENAJE A VIOLETA PARRA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s